Insecto – María Llovet

Amor disléxico.

Vivimos en una sociedad hipersexualizada, pero eso si, siempre dentro de unos cánones, la moral y la tradición nacional-católica aún tienen demasiado peso en este estado que es cada vez más carpetovetónico dospuntocero. Insecto es un hermoso libro de temática erótica de María Llovet, dibujante Barcelonesa con un dinámico estilo manga, que aborda las relaciones diferentes.

Insecto cuenta la historia de Lea y Lucas, dos hermanos adolescentes, ella, rebelde que goza con la provocación, en lucha constante con su madre, y el, callado y disléxico, los dos viven una relación carrusel, de sentimientos incontrolables, que los llevan a un “amor fou” que causará escándalo en mentes vetustas de visón y misa de doce y fruición en las más abiertas, aventureras y soñadoras.

Por desgracia ya no se publica mucho cómic de temática erótica que salga al circuito más generalista, pero esta maravillosa y breve (para lo que se estila en la actualidad) obra, conecta con la mejor Valentina del maestro Crepax y con las historias más morbosas de otro maestro italiano, Milo Manara. María Llovet combina sabiamente estas influencias europeas con las japonesas para crear un libro muy atractivo visualmente, explotando con muy buen criterio el blanco y negro, con un estilo ágil, claro y con la dosis justa de tramas para enriquecer el dibujo.

Llovet apela a los sentimientos, a la aventura, al amor prohibido, con una narración pausada, en la que recrearse en los detalles, con un trazo delicado que se opone dinámicamente a la tensión sexual que hay en toda la obra, con momentos auténticamente deliciosos de voyeurismo y provocación.

La autora maneja con precisión y sensibilidad exquisita las personalidades de los protagonistas y la situación en la que están inmersos, la dualidad entre lo que socialmente está mal visto y su necesidad de amarse, que al final no es más que un deseo absoluto de libertad. Con los diálogos justos y una exacta utilización de los silencios la obra está revestida de una poética maravillosa en la que el lector tiene tiempo y espacio para el goce y la propia reflexión.

Un libro valiente que prescinde de lo políticamente correcto para sumergirse en un universo rico en sensaciones y sentimientos, en lo real, sin los filtros de la realidad.